A pesar de los esguinces ocasionales, nuestro tobillo es una articulación bastante estable. Es propenso a volverse rígido. Por esta razón,  el papel del tobillo es movimiento o movilidad. Cuando nuestro tobillo pierde su habilidad para moverse, afecta al resto del cuerpo. El pie pasa a ser inestable y en consecuencia el arco natural del pie colapsa. La rodilla también pasa a ser inestable. Cuando hacemos una sentadilla con una rodilla inestable lo que produce es el efecto de “rodillas hacia dentro”. Estos son algunos de los efectos inmediatos que produce un tobillo con poca movilidad. A menudo, un tobillo rígido impacta negativamente en el resto del cuerpo. Patrones de movimientos pueden verse afectados por completo por culpa de un tobillo rígido.

Con el fin de realizar una sentadilla profunda, nuestro cuerpo requiere una cierta movilidad de tobillos. La rodilla debe ser capaz de adelantarse hasta llegar a la altura de los dedos del pie. Este movimiento hacia adelante de la rodilla viene dado por el tobillo y se llama dorsiflexión. Esta dorsiflexión se puede medir dibujando una línea en la tibia y otra en la parte exterior del pie. Cuanto más pequeño o cerrado sea el ángulo, mayor es la dorsiflexión del atleta.

A menudo unos tobillos rígidos son los culpables detrás de nuestros problemas en la sentadilla. Cuando haces una sentadilla ¿tus pies apuntan hacia fuera incluso cuando pones todo tu empeño en mantenerlos en dirección frontal? ¿Consigues estar erguido en la parte más baja del Snatch o del Clean? ¿Tus rodillas se “meten” hacia dentro cuando realizas un pistol? Todos estos problemas pueden tener como origen unos tobillos con una pobre movilidad.

Hoy quiero mostrar una forma muy sencilla para evaluar nuestros tobillos. Esta prueba nos mostrará si tenemos una movilidad completa o si de lo contrario nuestros problemas en el movimiento tienen origen en otro punto del cuerpo.

Este test se llama “Half-kneeling dorsiflexion test” (Test de dorsiflexión arrodillado). Este test ha sido usado numerosas veces en investigaciones para evaluar la movilidad del tobillo. El Fisioterapeuta Dr. Mike Reinold recomienda este autotest por la capacidad de revelar resultados precisos sin la necesidad de un especialista que evalúe el resultado.

Nos descalzamos y buscamos una pared y nos ponemos de rodillas cerca de la misma. Usando una cinta métrica colocamos nuestro pie a una distancia de 12cm desde la pared al dedo gordo del pie. Desde esta posición, empujamos nuestra rodilla hacia adelante intentado tocar la pared con la rodilla. Nuestro talón debe estar en todo momento en contacto con el suelo.fullsizerender-6

Comprobación de movimiento:

OKFALLO
Rodilla toca la pared a 12cms aprox de distancia.No es posible tocar con la rodilla la pared a 12 cms aprox.
Talón permanece en contacto firme con el suelo.El talón se levanta.
Rodilla alineada con el pie.La rodilla se mete hacia dentro cuando se intenta tocar la pared.
No se siente dolor.Se siente dolor.

¿Tienes coincidencias en la columna del “Ok”? Si eres capaz de tocar la pared con la rodilla a 12 cms de distancia mientras mantienes en línea la rodilla con el pie, el resultado es una movilidad de tobillo correcta.

fullsizerender-7

Sin embargo si tu examen tiene alguna coincidencia con la columna “Fallo”, sufres de una restricción de movilidad en la dorsiflexión. Esta restricción podría estar originada por un problema de movilidad de la articulación, de movilidad en los tejidos blandos o ambas. En un futuro artículo afrontaremos esta cuestión, cómo diferenciar si el problema esta en los tejidos blandos o en la articulación. También hablaremos de varias formas para mejorar la movilidad del tobillo.

Si tienes problemas en tu sentadilla, podemos usar diferentes herramientas (como este examen “Half-kneeling dorsiflexion test”) para encontrar la causa del problema. Abordando los problemas de movilidad del tobillo, podemos mejorar la calidad general de nuestros movimientos.

Hasta la próxima!

Dr. Aaron Horschig y Dr. Kevin Sonthana

Referencias

  1. Bennell K, Talbot R, Wajswelner H, Techovanich W, Kelly D. Intra-rater and inter-rater reliability of a weight-bearing lunge measure of ankle dorsiflexion. Australian Journal of Physiotherapy. 1998; 44(3):175-180.
  2. Reinold M. (2013) Ankle mobility exercises to improve dorsiflexion. Retrieved from MikeReinold.com.

*Photo Credit (Squat Photos): Drake Pollard