En vista de que parece que os interesa el tema (a mí me parece muy interesante) vamos a continuar con la segunda parte de esta mini serie acerca del sobreentrenamiento.

Hoy vamos a hablar acerca de la patofisiología…es decir ¿qué es lo que ocurre en el organismo cuando nos sobreentrenamos, por qué estamos cansados, irritables…? Lo importante de la mayoría de las cosas es buscar las causas (hasta donde nos es posible). Si conoces la causa podrás tratar el problema; es lo que intento hacer siempre con mis pacientes y puede aplicarse tanto a la vida como al deporte. ¿No subes de peso en el clean? Desglosa el movimiento, busca la causa de tu error, analiza y corrige…Pero me desvío del tema…perdona, vamos a volver a lo que has venido buscando.sobreentrenamiento2

Existen distintas hipótesis que intentan explicar los síntomas del sobreentrenamiento: la hipótesis de las citokinas, del eje hipotálamo hipofisario y del glucógeno. Espera…vuelve, sí, en serio, vuelve…ya sé que esto te suena a chino y que ni eres médico ni lo pretendes (o igual sí lo eres, perdona las simplificaciones entonces 😉 ) pero voy a intentar explicarlo de forma que mi abuela lo entendiera. Esta parte es importante. Voy a intentar que entiendas un poco las bases del problema para poder explicarte por qué te propongo determinadas soluciones en la tercera entrega de la serie. Así que si me dedicas unos minutos, creo que podremos conseguirlo. Ninguna de estas hipóteis es pero la que más aceptación tiene en estos momentos es la de las citokinas.

Las cito… ¿qué? Vale… Te suenan los leucocitos ¿verdad? Pues las citokinas son otra serie de moléculas del cuerpo pero en lugar de defendernos de los virus y bacterias lo que hacen ellas es que actúan como mensajeros. Son fabricadas por unas moléculas (de hecho por un tipo de leucocitos) y llevan información sobre cómo estamos a distintas partes del cuerpo. En este caso nos importan tres: IL-1, IL-6 y TNF alfa. Se trata de tres moléculas involucradas en los procesos de inflamación. Los movimientos articulares y las contracciones musculares repetidas causan microtraumatismos en los deportes con ejercicios realizados de forma repetitiva (100 sentadillas, 100 dominadas, 100 squats, 10 fondos ¿a alguien le suena?). Estos traumas estimulan una respuesta inflamatoria aguda mediada por estas moléculas. La activación prolongada de los músculos da lugar a que la inflamación pase de aguda a crónica. Cuando estas moléculas circulan por el organismo de manera prolongada empezamos a ver los efectos del sobreentrenamiento.10451795_394610927374438_9076943827056150821_n

Las IL actúan sobre el hipotálamo (una parte del cerebro) y reducen la sensación de hambre, esto da lugar a un descenso en los niveles de glucógeno (reserva energética del músculo) porque dejas de comer en relación a lo que estás gastando con el agravante de que el glucógeno como sabes ya está mermado por el entrenamiento.

El TNF está relacionado con un sueño irregular no reparador y depresión. Además está también implicado en el descenso de los transportadores GLUT-4 que son unas moléculas encargadas de introducir la glucosa en las células musculares (una vez más, la reserva energética del músculo). En conjunto aparece una sensación de fatiga muscular y un descenso en el rendimiento deportivo. Esta hipótesis es la más aceptada actualmente si bien aún no existen estudios conclusivos al respecto.

La otra hipótesis de la que quiero hablar es la del glucógeno.

Una carga muscular baja de glucógeno puede tener un efecto negativo en el entrenamiento y el rendimiento al no proveer suficiente energía para el desempeño deportivo a alta intensidad. Unos niveles bajos de glucógeno aumentan la oxidación y disminuyen los niveles de BCAAs, los aminoácidos esenciales para construir músculo y que además actúan como mensajeros a nivel del cerebro de tal forma que su disminución ocasiona un estado de fatiga.

Esta segunda hipótesis tampoco está demostrada del todo, sí hay estudios que demuestran que los atletas que consumen pocos hidratos de carbono se fatigan más rápido pero no conlleva invariablemente un sobreeentrenamiento. De igual modo, los pacientes con sobreentrenamiento muchas veces sí toman cargas de hidratos de forma adecuada…

En resumen, existen distintas teorías de qué le pasa al cuerpo bajo un estado de estrés superior al que puede tolerar. El conjunto de todas ellas es lo que nos puede dar las claves para diagnosticarlo y manejarlo.10702049_394610284041169_3021040264072130574_n

El sobreentrenamiento es un estado en el que el atleta rinde por debajo de lo esperado tras una carga excesiva de trabajo de la que no se recupera en semanas o en meses, esto va acompañado de cambios en el humor, pérdida de apetito y trastornos del sueño. En estas circunstancias existe un estado inflamatorio subagudo que propicia estas manifestaciones… ¿Cómo podemos solucionarlo? ¿Cómo podemos prevenirlo?

Atentos a la siguiente y última entrega en la que daré unas pautas básicas que pueden servirte. Así que si te apetece leer…házmelo saber con un “me gusta” o un comentario y estaré más que dispuesta a ponerme a ello.

Espero que os sirva de ayuda… ¡Nos vemos en el próximo!

¿Te gustó el artículo? aun falta la tercera parte que cerrará la serie, no te la pierdas! síguenos en  Facebook 😀

Fotos By Félix Ruiz